Atender a un estudiante altamente sensible en el aula

Iván está en segundo de primaria, es el típico estudiante que todos los maestros desean. Trabajador, dócil y aplicado, que colabora con sus compañeros, da buen ambiente en clase y se esfuerza por alcanzar las mejores calificaciones. Sin embargo, Iván tiene un retraso en el aprendizaje de la lectura. Aunque comprende bien, todavía lee muy despacito. Esto le tiene un poco empequeñecido y sus luchas por seguir al ritmo de sus compañeros le tienen muy estresado.

La tutoría con sus padres es muy positiva; el chico es bueno y trabajador y si procura leer más, no tendrá ningún problema: «cada niño madura de forma diferente». Sin embargo, Iván en su apariencia de niño feliz y sereno, tenía un hervidero en su cabeza y en su corazón. Constantemente se le ocurrían ideas, comenzaba cosas pero las dejaba a medias y todo desordenado. En el patio le producía mucho miedo las riñas y trataba de evitar cualquier conato de pelea. Era muy buen amigo de sus amigos pero cuando estaba en casa le gustaba jugar solo y pasaba horas y horas.

Iván pensaba que tenía una vida normal, con una familia normal, pero la realidad es que su hermano no dejaba de pegarle y su padre estaba siempre fuera de casa. Y sin saberlo, eso le estaba marcando su carácter. Además, su madre era una persona muy sensible y desde que iván tenía uso de razón su madre siempre ha estado batallando con depresiones. Pero externamente, eso no era algo que se notara mucho en Iván al que se le veía feliz e integrado en el colegio y con sus amigos.

El hecho es que Iván era una persona altamente sensible, o PAS. La alta sensibilidad, también conocida como sensibilidad de procesamiento sensorial , es un rasgo genético que afecta aproximadamente al 20% de la población. La psicóloga Elaine Aron , quien acuñó el término en la década de 1990, teorizó que el rasgo evolucionó para ayudar a las personas con sistemas nerviosos más sensibles a lidiar mejor con el mundo.

Los maestros no siempre son conscientes de esta realidad y piensan que se trata de un niño con dislexia, TDHA, timidez o quizás, que se trata de un niño un poco mimado. Pero si sabemos ya que se trata de una persona altamente sensible, ¿cómo debe ser tratada por su maestro?

Lo primero y más importante es corregir la creencia de que la sensibilidad es debilidad o un defecto. Vivenciar el mundo con mayor intensidad, con más profundamente es un regalo, «un regalo trágico» dirá Dabrowski pero porque conlleva ciertos periodos de sufrimiento en la vida pero bien superados, se trata de un talento extraordinario que puede aprovecharse para estimular la creatividad, la innovación y el crecimiento escolar, personal y posteriormente profesional y social.

Los estudiantes altamente sensibles suelen ser considerados «niños buenos» con sus compañeros y aplicados con el trabajo, y los profesores suelen estar encantados con su actitud. Sin embargo, ser muy sensible puede presentar desafíos para manejar el estrés, la presión y las relaciones en el aula y en la escuela.

Un maestro, que aspira a ayudar a que todos los estudiantes prosporen no se conforman con la bondad de estos niños que no dan problemas, sino que se interesan por su sensibilidad para que aprendan a gestionarla.

Aquí planteo algunas ideas para que el maestro puede identificar a los alumnos altamente sensibles y puede ayudarles a aprovechar todo su potencial de desarrollo.

Rasgos del estudiante altamente sensibles en el aula.

Las investigaciones muestran que las PAS presentan un mayor flujo sanguíneo en áreas del cerebro relacionadas con el procesamiento emocional, la conciencia y la empatía. Estas capacidades cognitivas hacen que los PAS respondan a las necesidades de otras personas, a veces a expensas de su bienestar personal. Los estudiantes PAS tienden a realizar sus tareas con perfeccionismo y buscan complacer a las personas, en particular a sus responsables, de una manera más acentuada que el resto de niños.

En términos generales, las PAS se ven más afectadas por estímulos externos que las que no son PAS. Como resultado, pueden abrumarse fácilmente, especialmente cuando están bajo presión. Los plazos pueden agotarlos y quedar atrapados en un estado de temor.

Debido a que son tan perceptivos, a los PAS les encanta profundizar en los temas. A menudo disfrutan de la estrategia y la planificación pero a la vez, la emotividad les puede hacer inconstantes y desordenados.

Este interés más profundo por los temas no tiene que confundirse con altas capacidades necesariamente, pero los educadores y los padres pueden tener la impresión de que su hijo es quizás de altas capacidades por sus intereses, sus preguntas, su empatía que aparenta una precoz maduración. en la responsabilidad social.

Esta preocupación por todos y su amabilidad, le hacen ser una persona querida y valorada por sus compañeros, y suele pasar como un líder tapado que se detecta en los sociogramas pero en las manifestaciones externas del grupo no se ven tantas manifestaciones de liderazgo. Lo que tiene el PAS son detalles personales con uno y con otro. Incluso con el maestro, a quien le trata con total deferencia y a la vez huye de molestarle o «hacer la pelota».

Consejos para ayudar a crecer a un estudiante PAS

La atención singular hacia los PAS, diferente de lo que tendría que ser la educación personalizada común para cada uno de los alumnos de la clase, se reduce a capacitarlos para que puedan aprovechar sus fortalezas y al mismo tiempo dotarlos con herramientas para manejar su sensibilidad (o sobreexitabilidades)

Las PAS tienden a vivenciar los sentimientos con mucha intensidad y a cualquier cosa le dan una importancia desproporcionada emocionalmente hablando. Se sienten agotados pero luchan por no ser considerados débiles o incapaces y les puede llevar a importantes desajustes de ansiedad o depresión, de la que no se sabe cual puede ser la causa. POr tanto, es importante hablar mucho con los estudiantes PAS, aunque sean pequeños y parezca que no tienen ni media conversación; los PAS la tienen y si tienen confianza de que no serán dañados, les encantará abrirse y contar su mundo interior.

Darles encargos y posibilidades de servir a los demás les hace sentirse valorados y comprendidos. Comunicación fluida, diaria, aunque sea un solo que tal, como va todo, es algo maravilloso para ellos.

Desde muy pequeños, es bueno formar su carácter para hacer frente a las grandes estimulaciones, que para ellos es todo: todo es ocasión de una gran estimulación y por eso, también ocurre que, su atención secuestrada por una estimulación previa, se muestren como olvidadizos y despiastados.

Es muy importante para los PAS educarles en rutinas y hábitos de orden, planificación, prioridades, constancia y se acostumbren a pensar antes de actuar, porque su intuición les puede jugar malas pasadas.

A las PAS les incomoda ser observados y más si no se ofrece retroalimentación de «qué pasa»: no es un tema de susceptibilidad, sino en algunos casos, disforia sensitiva al rechazo. Es bueno darles explicaciones y enseñarle a no dejarse llevar por sus impresiones, sino mejor preguntar y no ponerse a pensar lo peor.

Su tendencia a no generar conflictos puede llevar a las PAS a ceder siempre y tragar con todo, con tal de que haya paz, pero ciertas situaciones injustas pueden agrandarse cuando compañeros se aprovechan de esta circunstancia y abusan injustamente de esta tendencia, lo que puede llevar a el PAS a reventar emocionalmente al sentirse utilizado e injustamente tratado, y sobre todo, al comprobar que nunca logra contentar a ciertas personas. En este sentido, debe aprender pronto que el objetivo en la vida no es lograr que todo el mundo esté contento con uno en la vida, sino que intentando tratar bien a todos y procurar que todos estén contentos, llegado un momento, uno debe hacer lo que considera en conciencia aunque otros piensen mal de uno, no estén conformes o se sientan defraudado. A quien no debemos defraudar nunca es a la propia conciencia.

Es importante decirles lo que pueden mejorar, pero con cariño y esperanza de que lo puede hacer mejor. No vale decirle que todo lo hace bien o todo va bien, porque su sensibilidad le hace ser muy autocrítico y por sí mismo ya sabe muchas cosas en las que puede mejorar.

Las PAS tienden a reaccionar más enérgicamente a las críticas que a los que no son PAS y a la autocorrección excesiva en respuesta a los comentarios, incluso sacrificando su bienestar para complacer a otros. Incluso, intervenciones de compañeros que no son crítica, si se hacen con un tono energico y frío, la PAS puede tomárselo a la defensiva e interpretar que está haciendo algo mal. En este sentido, conviene enseñar a la PAS que no juzgue, sino mejor preguntar: ¿Preguntas eso por que ves algo mal? ¿hablas con ese tono porque estás enfadado? Así se sale de dudas y se ayuda a todos para que no se den malos entendidos.

Es bueno saber que los PAS sobre la marcha harán lo mejor para el otro, pero luego si lo piensan, es posible que hubieran decidido otra cosa, en ese sentido, es interesante dejar tiempo para pensar a los PAS y también enseñarles que es de sabios rectificar: «te dije que te haría ese favor, pero lo he pensado bien y no voy a poder por esta razón, disculpa mi impulsividad». Y también enseñarles a que no so comprometan sobre la marcha, que se acostumbren a darse un tiempo aunque tengan clara la respuesta: «dejame que lo piense y te digo».

HSP a responder en el acto; Déles tiempo para absorber lo que han escuchado y reflexionar sobre una respuesta. Por supuesto, estos son buenos consejos para enviar comentarios a cualquier persona, pero especialmente a los HSP.

En cuanto a las tareas, los PAS necesitan motivaciones trascendentes; son grandes trabajadores si su labor es para salvar el mundo, pero si se les piden cosas sin sentido es muy probable que dejen de hacerlas o las hagan mal. Es muy importante que vean el sentido de las cosas y aprenderán mucho más y mejor.

Todos los estudiantes quieren sentir que su trabajo es valioso, pero este impulso es especialmente alto para las PAS. Tienden a comprometerse y se preocupan profundamente por impactar en su entorno.

Conviene ayudar a los PAS a darle salida a su capacidad de empatía, comunicación y organización de manera más efectiva. Si el maestro le pide ayuda, se sentirá muy reconfortado y al contrario, si falta una motivación profunda, una PAS puede volverse apática. El maestro debe ayudar a sus estudiantes PAS a comprender cómo sus esfuerzos se conectan con un propósito mayor.

Para algunos maestros contar con alumnos PAS en su aula es un problema, para otros es un regalo. Espero que este artículo te haga sentir que la situación no es una amenaza sino una oportunidad.

Pon en tu comité directivo una persona altamente sensible

Existen personas altamente sensibles que son docentes, estudiantes, padres, madres e incluso algún que otro director o directora, pero es precisamente la alta sensibilidad, la que lleva a los gestores de las organizaciones educativas a descartar como directores a personas que se muestran altamente sensibles, por sus aparentes «debilidades de carácter».

En ocasiones se les hace un favor si la sobrecarga emocional es muy intensa, pero ponerle una marca de por vida, «tú no sirves para dirigir porque eres muy sensible», me parece un grave error estratégico de las instituciones que así lo piensan.

A veces, las personas sensibles parecen débiles y en particular al principio, cuando todavía están descubriéndose en su sensibilidad. Parece que no serán capaces de tomar decisiones duras, pero que sufran no quiere decir que sean cobardes, irresponsables, ineficaces o injustas. Reconocen sus errores y perdonan con la misma intensidad que aman y están dispuestas a darlo todo por lealtad a la organización y a las personas a las que sirven.

Sienten desde lo más profundo de su espíritu, y si se piensa que eso es un inconveniente para dirigir un colegio, es que realmente no se está pensando en la organización escolar como el cultivo de una comunidad , sino como la gestión de una máquina.

Ver a una persona derramar lágrimas es para algunos un impedimento para liderar un grupo, pero mostrar vulnerabilidad, siempre que vaya acompañada de firmeza y determinación, es un puente para trabajar en equipo, para aprender a trabajar en comunidad, con sencillez y sinceridad.

Un líder altamente sensible, a pesar sufrir intensamente por las traiciones, no guarda rencor y actúa con justicia y compasión; siempre está dispuesto a dar a todos los que lo necesitan y no pasa factura, aunque si aprende y quien no reconoce su mal, tampoco está dispuesto a permitir que lo siga cometiendo.

Un directivo con alta sensibilidad confía en su gente y comparte sus conocimientos y recursos con sencillas. Es autocrítico, reconoce su errores y rectifica. Aprende y lo vuelve a intentar, y con las personas que reconocen su error y hacen el propósito sincero de recomenzar, se vuelcan y ponen toda su confianza a través de gestos y palabras amables. Y en todo caso, si conoce de las limitaciones o debilidades de los demás, procura estar atento para ayudarles a crecer, pensando antes en las personas que en las tareas. Esto puede llevar a que algo no salga de inmediato, pero de forma mediata, si que saldrá cada vez con mayor facilidad y dando el protagonismo a los docentes en los que se confía.

La persona altamente sensible, claro que exige, tanto como se exige a si misma, pero lo hace con delicadeza, como le gusta y agradece que le corrijan y le sigan a sí. Una persona altamente sensible responde con entusiasmo ante las llamadas de atención suaves y esperanzadas, pero queda muy afectado con los ataques, desprecios y desvalorizaciones.

Por tanto, un directivo altamente sensible aprende muy a fondo, pero necesita mucho tiempo, tal vez, requiera de varias etapas. Pero las organizaciones son impacientes, los resultados urgen y temen dar segundas oportunidades . Un consejo de administración no se atreve, por lo general a apostar por una persona altamente sensible que terminó quemado en una primera etapa de directivo; paradójicamente, en los centros educativos a veces no se cree que las personas puedan cambiar y que un profesional pueda aprender. Incluso, la experiencia les lleva a considerar que si se detecta la alta sensibilidad, directamente se le descarta para darle responsabilidades, porque lo que se buscan no son soluciones profundas, sino arreglos rápidos… Pero esta es mi crítica, la escuela no es una máquina, sino un cuerpo y más que cambiar piezas se trata de rehabilitar a los órganos para que cumplan sus funciones. Requiere su tiempo… Pero vale la pena y el resultado es mucho más perdurable y autónomo.

Las personas sensibles son fácilmente engañables pero a la vez, son capaces de detectar rápidamente las mentiras. Y si bien se frustrarán, se enfadarán y quizás sus primeras reacciones sean inapropiadas, saben rectificar, pedir perdón y recomenzar. Y cuando su equipo lo forman personas igualmente sencillas y nobles, el organismo o sigue fortaleciéndose y madurando.

Lo más valioso del directivo altamente sensible es su profunda humanidad, empatía, bondad, simpatía y consideración de los demás. Pero todo esto dentro de una vivencia intensa que fácilmente es manipulable por compañeros egocéntricos y envidiosos, que tratarán de mostrarle cómo directivo desequilibrado, quemado, deprimido… Cuando lo único que necesite tal vez, es un poco de descanso, un apoyo con quien poder hablar y recomponerse.

En un equipo directivo no todas las personas deben ser altamente sensibles, pero sí apuesto porque sea la cabeza del centro pero contando con un apoyo de subdirectores leales, maduros y competentes. A la vez, es imprescindible formar a los directivos para que sepan detectar a las personas altamente sensibles y comprendan el interés de este talento para que sepan cuidarlo en lugar de quemarles a base de sobrecargas y falta de tacto.

El líder con alta sensibilidad logra sacar lo mejor de todos, es posible que se deje llevar por prejuicios pero desde que se da cuenta, no le cuesta nada rectificar para dejar de juzgar y sentir la verdad de cada uno, a pesar de los pesares.

Un líder sensible es quizás un tanto desconcertante y resulta incómodo para quien desea que todo sean rutinas, pero su intuición y su creatividad la ponen al servicio de las familias, los docentes y los alumnos, porque cree de todo corazón que su misión es ayudar a todos.

A la corta, los líderes sensibles no suelen pasar la prueba, pronto se les ve ansiosos, preocupados, enfadados, generando caos y se les pone una etiqueta: este no sirve para dirigir… «Sí, tiene buen corazón, la gente le quiere mucho pero la institución se puede ir al traste con alguien como éste al frente» y se les quita de enmedio: error.

Las personas altamente sensibles se merecen nuevas oportunidades porque según van pasando los años aprenden de sus errores, se conocen, rectifican, controlan mejor sus intensidades emocionales y sobre todo, han aprendido a sufrir, han superado obstáculos y desafíos muy intensos y, sin embargo, siguen motivados y con deseos de seguir ayudando a todos.

Pero no importa que no se les considere para dirigir los centros educativos, pues en la esquina donde hayan perseverado, seguirán manteniendo su prestigio, y quizás no tendrán el poder, pero sí la autoridad de quien sabe por experiencia y quien a pesar del dolor profundo, las injusticias y traiciones, nada ni nadie le puede impedir seguir amando.

En mi opinión, muy contraria a la mayoría de los gestores de centros escolares, los comités directivos deberían contar con algunas personas altamente sensibles: artistas, creativas, capaces de arriesgarse por amor a los demás, amando sin excusas y con deseo sincero de cambiar el mundo desde la bondad, aunque eso le suponga la vida.

Este es mi secreto para la transformación educativa que requiere nuestro sistema, cuidar a los docentes altamente sensibles y ayudar a los que tengan inquietudes de dirección para que adquieran las competencias y cualidades que les falten, y logren fortalecer su carácter para que sin perder sensibilidad, sepan gobernar con firmeza y salud hasta el éxito y más allá.

ADOCTRINAMIENTO SEXUAL EN LAS ESCUELAS PÚBLICAS

Todos los educadores estamos de acuerdo en afirmar que el #adoctrinamiento no tiene cabida en la #educación, y menos en la #EnseñanzaPública y en las escuelas financiadas con fondos públicos.
Incluso, aunque los padres tengan el derecho de ser los primeros educadores de sus hijos, ellos tampoco están autorizados para lavar el cerebro a sus hijos, porque iría en contra del derecho de sus hijos a la educación y a la sana autonomía.
¿Y cuándo se puede decir que un educador o padre está adoctrinando? Cuando su objetivo educativo es que sus alumnos o sus hijos acepten un sistema de creencias cerrado, excluyendo toda autocrítica, y excluyendo de forma sistemática la posibilidad de cuestionarlo y menos aún rechazarlo.
Es lógico e incluso saludable, que los educadores sepan proponer un sistema de creencias que consideran más acertado, pero si en su intento por persuadir a sus alumnos o hijos, de la validez de su sistema de creencias concreto, en lugar de proponer, se lo intentan imponer, ya no estamos hablando de educación, que es capacitar para la libertad, sino de adoctrinar, que supone el sometimiento irreflexivo a una doctrina sectaria.
En este sentido, se aprecia una tendencia adoctrinadora en la educación pública.
Pongamos un caso, existe miles de jóvenes en nuestro entorno que desean vivir su vida sexual con #castidad porque les da la gana, pero se les ridiculiza, se les acosa con una cultura hipersexualizada y una #educaciónsexual que no considera esta posibilidad porque se ignoran sus razones o molestan sus convicciones.
Por un lado, en muchas escuelas públicas se descarta de manera radical la posibilidad de aceptar que la castidad sea una alternativa saludable y no cabe la posibilidad de considerar esa posibilidad como algo positivo, lo que supondrá que estos jóvenes deben vivir su castidad de forma clandestina para seguir conviviendo con naturalidad y sin etiquetas entre sus iguales.
Directamente, se concluye que si piensan eso es porque les han lavado el cerebro; piensan que nadie puede desear ser casto si no es por represión o algo así. No les cabe en la cabeza que alguien desee vivir la castidad por #amor.
Si alguien intenta comprobar de manera más palpable posibles errores o limitaciones de la educación sexual contraria a la castidad, o al menos indiferente a ésta, es considerado una ofensa o un intento de imponer, que es precisamente lo que hacen quienes imponen la educación sexual sin castidad.
Y no solo se excluye la posibilidad de rechazar una educación sexual que no ayude a vivir la castidad sino que se penaliza a todo aquel que se desvíe de la doctrina sexual que impone el sistema público de educación.
Y el hecho es que esto de la castidad está propuesto tanto en las culturas abrahámicas como abrahámicas, budistas, hindúes, judíos, cristianos, musulmanes… Y desde las perspectivas más modernas. Carolina Brid, que concursó en Miss Universo dijo una vez: «La castidad es lo más sexy que hay».
Y mi conclusión no es que se adoctrine para que se viva la castidad, sino que no se adoctrine en absoluto, se devuelva a las familias la primacía en la educación y se les ayude para que sepan educar, sin adoctrinar y sin inhibirse de sus funciones educativas.

La pedagogía del nosotros ante la era del conglomerado

Ya describió Ortega y Gasset en «La rebelión de las masas» el fenómeno de «la aglomeración» en el que se ven muchedumbres de individuos apegados y desgarrados entre sí pero sin angustiarse porque se sienten a salvo haciendo lo que todos hacen, opinando lo que todos opinan, queriendo lo que todos quieren, y mientras no traten de cuestionar lo que todos dicen entonces, los individuos pueden sentirse seguros como astillas del conglomerado.

Si Ortega viviera quizás escribiría una continuidad de su libro «la rebelión de las masas», al que podría llamar «La dictadura de las masas», que se sostiene por el contrachapado de lo políticamente correcto y la educación emotivista, por la que uno se cree bueno porque desea ser bueno. Sin embargo, entre el deseo de ser bueno y el hecho de serlo, radica una paso abismal de apertura al tú.

El conglomerado humano lo forman sujetos egocéntricos que se utilizan unos a otros, a lo que llaman «ganar-ganar». En el nosotros maduro, los sujetos son de madera noble y original que no aspiran a «ganar-ganar» sino que están dispuestos a perder para que gane el tú, pero, precisamente al estar formando un nosotros maduro, lo que se da al tú se da a la vez al yo, en el nosotros. Esto supone que todo sacrificio del yo no es más que ganancia para sí mismo; tanta ganancia como inmenso sea el nosotros que se habita y al que se entrega. Inmensidad que no la da la extensión material, sino la apertura del amor.

La pedagogía del nosotros, es la nueva pedagogía que necesita un mundo astillado por la masificación del amor que lleva a los sujetos a desear ser buenos pero en la presión del conglomerado no pueden ser buenos.

La pedagogía del nosotros es también la nueva educación personalizada, que muchos viven de forma enlatada y si bien son maderas originales y nobles, se han dejado apolillar hasta el punto de quedar vacías por dentro y no servir ni para conglomerado.

Mejor conglomerarse que apolillarse, pero el conglomerado no tiene pensamiento propio; está a merced de «la prensa», la que le prensa para que se mantenga en la masa que forma el tablón.

Si bien sería posible que Ortega hoy escribiera «La dictadura de las masas», también sería posible que redactara «La rebelión del nosotros», y ha falta de Ortega aquí estamos nosotros.

Star Works: el estudio de las galaxias

Hace mucho tiempo
en una galaxia muy, muy lejana
unos valientes estudiantes con
naves de trabajo bien hecho se
rebelaron contra el imperio de la pereza
dispuestos a vencer con excelencia

Así comienza una vieja historia que aún es nueva para el mundo y que ayuda a muchos estudiantes a aprender por sí mismos con alto rendimiento, a la vez que juegan, tande de forma intrapersonal como interpersonal.

¿Qué aporta STAR WORKS?

  • Invita a los estudiantes a trabajar y estudiar de forma sistemática, programada, ordenada, constante, responsable y cuidando los detalles. En definitiva, es una forma audaz de ayudarles a desarrollar la voluntad. Además, van aprendiendo una metodología eficaz para el estudio, se promueven estrategias de pensamiento adecuadas y se proporcionan medios para fomentar el autocontrol y el esfuerzo inteligente para mejorar como persona.
  • Ayuda al docente a mantener la intensidad educativa en el aula. Es un instrumento idóneo, sencillo y eficaz, para la atención personalizada de los estudiantes, proporciona información significativa y es una herramienta positiva para mantener la disciplina en clase, sin necesidad de acudir a medidas represivas. Los estudiantes están incentivados por una motivación extrínseca, intrínseca y trascendente a la vez, que no requiere de premios ni castigos. Además, Star Works se adapta a cada galaxia (a cada grupo-clase, a cada docente), es flexible y abierto; permite la propia iniciativas y permite centrarse en aquellos aspectos que interesen a cada profesor o a cada
  • Proporciona a los padres toda la información que precisan de forma in
    mediata. Proporciona un cauce de comunicación con los profesores ágil y práctico. En definitiva, es una propuesta de acción coordinada que destaca los continuos logros y avances del alumnos, logrando un clima de satisfacción generalizado.

¿De qué se compone STAR WORKS?

  • Los estudiantes cuentan con un Panel de Control. Este panel es el centro de la acción educativa y medio de coordinación entre docentes, estudiantes y familias.
  • Cada estudiante cuenta con un Plan de Pequeños Pasos Posibles Personalizados que se gestiona desde el panel para dar un Salto hiperespacial.
  • Cada centro, con los equipos docentes coordinados establece unos momentos de aprendizaje autónomo en el aula (estudio dirigido) en clase.
  • Tanto docentes como estudiantes y padres, reciben unas sesiones de formación práctica.
  • Tanto docentes como padres reciben unas sesiones de coordinación en septiembre.

El programa es una alegoría del trabajo bien hecho; una gran metáfora con la que todos deben estar familiarizados para sacarle el máximo partido.

¿Qué ventajas ofrece STAR WORKS en comparación con otros modelos de seguimiento convencional?

  • Se influye de forma directa e inmediata sobre la situación escolar del estudiante y del grupo.
  • Todos los estudiantes, según sus necesidades, se benefician de un servicio que no conlleva un gasto adicional a sus padres, ni una inversión de tiempo mayor.
  • Se llega de forma eficaz a una mejor atención a la diversidad en igualdad de oportunidades.
  • La inversión de tiempo y recursos es muy razonable teniendo en cuenta el número de alumnos que pueden beneficiarse de este servicio.
  • Es un elemento claro de gamificación y personalización de la enseñanza que promociona al centro educativo.
  • Se genera mayor motivación e ilusión profesional en el profesorado.
  • Favorece un ambiente de exigencia amable y gratificante.
  • Se mejora el rendimiento académico de los estudiantes, así como su motivación y autoconcepto.
  • Ante este panorama, la satisfacción de los padres es abundante.

¿STAR WORKS provoca efectos secundarios?

No se han detectado efectos secundarios. No obstante, para el docente que no lo hace suyo, se convierte en una losa, como ocurre con todo lo que no se asimila pero se tiene que gestionar. «Si ocurriera esto, tiren de la máscara de oxígeno, introdúzcasela entre la nariz y la boca y respire normalmente”… Vale la pena hacer el esfuerzo porque los resultados son muy satisfactorios.

Todo hay que decirlo, Star Works es agotador porque intensifica la acción educativa, sin embargo, es un agotamiento gratificante porque muestra constantemente los éxitos y avances de los estudiantes y el ambiente en los grupos. Además se ha comprobado que el agotamiento no lo diferencie de otras propuestas didácticas; el cansancio surge igualmente por el mero paso de los meses. Así que, puesto a agotarse, vale la pena un esfuerzo inteligente.

Si el profesor va descuidando el seguimiento del panel de control, los estudiantes se irán desmotivando y también lo irán dejando. Cuando se detecte un bajón en el procedimiento se recomienda dedicar un tiempo especial para recuperar la dinámica y volver a estimular a los alumnos. Normalmente, cuando hay un bajón en el seguimiento no es porque se haya optado por otra formula de seguimiento, sencillamente se ha producido “una relajación” (pérdida de tensión) y lo más adecuado es volver a intensificar la acción docente, recomenzando una y otra vez. Para ello, los docentes contarán con el apoyo de la OGU (Organización de las Galaxias Unidas), que catalizan el rendimiento de Star Works.

Si no se sale del estado de “relajación”, se entra en un bucle desmotivante del que es cada vez es más difícil salir, ocasionando gran insatisfacción en el propio docente, en los estudiantes y en consecuencia, en los padres. La experiencia demuestra que “lo cómodo al final se vuelve más incómodo”.

Por último, señalar que el efecto secundario mayoritario es el de la gratificación del trabajo bien hecho, a la vanguardia de la educación del siglo XXI.

¿Qué se espera de los docentes en Star Works?

  • Los tutores realizan el seguimiento del Panel de Control manteniendo una comunicación fluida con los padres y el estudiante.
  • Los profesores acordados, dedicarán tiempos específicos en sus sesiones de clase para el aprendizaje autónomo en el aula.
  • Los profesores adaptarán sus evaluaciones para la estimulación del estudio bien hecho (evitando exámenes que sólo requieran memorizar información).
  • El coordinador imparte las sesiones formativas y realiza el seguimiento de profesores y tutores.

¿Cómo es el seguimiento del panel de control?

El panel de control es una estrategia multifuncional, sirve para:

  • Saber lo que he hecho en cada clase hoy. Con ello, también lo pueden conocer los padres.
  • Programar lo que tengo que estudiar o trabajar.
  • Registra los avances constantes que realizó el estudiante en los objetivos que se propuso.
  • Saber en qué aspectos le ven mal cada docente y superarlo sobre la marcha.
  • Hacer consciente al estudiante de si está teniendo una buena o mala actitud en cada clase.
  • Controlar el tiempo de tareas y estudio que dedico en casa.
  • Recordar los próximos exámenes y las notas que he ido sacando.
  • Evaluar al estudiante en su forma de estudiar o trabajar. Al mismo tiempo, el estudiante se autoevalúa, y los padres también evalúan.
  • Mandar y recibir mensajes de padres a docentes.
  • El tutor, los padres y los docentes tiene conocimiento de toda esta información.

Salto Hiperespacial.

Es el elemento más laborioso pero a la vez de una eficacia educativa apabullante, si se usa bien, claro. Todas las indicaciones que aquí se contienen no son imprescindibles. No se trata de que los docentes se conviertan en coaches educativos, pero es bueno tenerlas presentes para las situaciones más difíciles. De ordinario, servirá unas sencillas anotaciones en el panel, unas indicaciones generales de que anoten algo, o pedir las hojas periódicamente para supervisarlas.

Los datos que aparecen en el panel invitan al elogio y permiten trabajar sobre  prioridades. Todos los estudiantes precisan atención positiva, contacto humano y relaciones afectivas. Star Works es un universo de microdesafíos y esperanza. Mediante el registro de los logros en sus mocrodesafíos, se ofrece  una herramienta que anima a utilizar activamente la atención positiva del elogio.

En el salto hiperespacial se trata de afrontar microdesafíos sencillos cómo hablar con amabilidad a los demás compañeros, recoger al terminar, permanecer sentado cuando así se requiera… Y también retos específicos para casa, en la medida que los padres también quieran, puedan y sepan hacer uso del panel.

 

El panel de control ofrece retroinformación y conciencia de uno mismo. Efectuar un seguimiento de las conductas a veces puede ser una verdadera lata. Requiere organización, coherencia y regularidad. La mayoría de las conductas pueden seguirse con la ayuda de una gráfica. La gráfica tendrá unos objetivos expresados de manera positiva (pero en esta fase no se trata de cambiar nada, sino de hacerse una idea de lo que pasa, con qué frecuencia, cuándo y dónde). El marco temporal habitual es la quincena, aunque ciertos objetivos serán de un día o una semana. El sistema de puntuación depende de los objetivos, puede llevarse la cuenta del número de veces que se cumple el objetivo (poniendo una marca en la casilla) o poner caras felices si la conducta ha sido positiva y caras tristes si ha sido negativa. De este modo, el estudiante tiene información precisa sobre su conducta.

Anotar en el salto hiperespacial los logros funciona sin necesidad de recompensa. Un error que cometen algunos educadores es introducir inmediatamente una recompensa para la conducta apropiada. No es necesario. En caso necesario (por ejemplo con estudiantes con TDAH), puede ser oportuno introducir algún tipo de recompensa material pero conviene que sea tras un estudio concreta del caso. Cuando se utiliza un refuerzo material, éste debe irse eliminando con cautela en cuanto el estudiante empiece a tener éxito y a experimentar sentimientos positivos hacia sí mismo. El refuerzo material debe constituir un último recurso, no una condición inicial.

 

En muchos casos, las marcas de logros en el “Salto Hiperespacial” la puede rellenar el propio estudiante. Es bueno fiarse de él, pero no olvidemos que lo que más le gusta es que sea el docente o sus padres quienes reconozcan el logro.

Actitudómetro

En esta gráfica se recoge de forma general la actitud que el estudiante ha mantenido en la sesión de clase. Se debe dosificar porque debe durar para toda la quincena. Se utilizará a criterio del profesor y se puede utilizar de forma particular para reforzar en algún alumno en particular.

Neutralizador del lado oscuro de la fuerza

Si el docente observa falta de constancia, desorden o chapuza al trabajar lo puede indicar con la inicial de la asignatura. Si el estudiante, en lo que queda de clase supera esa falta se puede tachar y queda neutralizado. El arte de utilizar nuestras faltas.

Radar

Sencillamente, se indican las tareas y estudio que tengo que hacer en casa cada día con la letra de la asignatura. Si es estudio se señala dentro de un circulo. Cuando el estudiante ha terminado lo tacha. Cada radar dura una semana.

Alerta motores

Si el docente tiene la impresión de que un estudiante está por debajo de su rendimiento adecuado, puede marcar con rojo el punto de su asignatura para llamar la atención al respecto y que, tanto el estudiante, como los padres y el tutor lo sepan. Esta señal se puede complementar con un comentario en el cuadro de observaciones.

Batalla Espacial

Se indican las pruebas (exámenes) con sus fechas y notas.

Fuel Semanal

Sólo a partir de 5º de Educación Primaria, y en los demás cursos si el tutor lo considera oportuno para algún estudiante, en alguna temporada concreta. Cada cuadro es un cuarto de hora de estudio o realización de tareas en casa. Si se quiere diferenciar, se puede indicar con una “X” el tiempo de tareas, con el cuadro completamente relleno si es estudio y ya puestos, los tiempos de lectura se pueden indicar con una «L». Si se quiere diferenciar tiempo dedicado a cada asignatura se puede rellenar con la letra de cada asignatura.

Para estudiantes menores de 5º de Primaria, puede ser utilizado esta gráfica para indicar el tiempo de lectura diario si se viese de interés.

Misión de la quincena

Lo habitual es que vaya de acuerdo con el plan de acción tutorial. En el cuadro inferior, el estudiante se irá evaluando (Muy bien, bien, regular, por desarrollar) cada día.

Tabla de días de la quincena

El estudiante debe indicar lo que ha hecho en cada asignatura ese día. Es muy interesante para que el estudiante sea consciente de que hace, por dónde va, qué está aprendiendo en este momento.

ITV Espacial

Al finalizar la quincena se procede a la evaluación. Las observaciones del estudio en clase debe hacer las como mínimo el tutor del grupo, pero también interesa que lo hagan otros profesores, en especial el de Conocimiento del Medio.

El estudiante también hace su autoevaluación. También los padres indican cómo le ven estudiar o trabajar en casa. Al final se pueden poner observaciones si se considera oportuno y se firma.

Memoria Ram

En forma de juego, los estudiantes tienen que rellenar el máximo de líneas para ver qué datos han retenido de  lo que les han enseñado en esa quincena. Pueden escribir sobre lo que más les interese o de todo un poco. Es muy interesante para que se suelten en expresar lo que aprenden.

Tareas

Los estudiantes anotan a modo de agenda lo que tienen que hacer en casa cada día.

Si estás interesado en esta gamificación, puedes contactar conmigo en luismanuel.martinez@urjc.es

Que la fuerza te acompañe

 

Educar en el nosicentrismo

Si se les llama egocéntricas a las personas que buscan su propia satisfacción de cuerpo y mente, sin importarles la satisfacción de los demás, a las personas que necesitan satisfacer a los demás para intentar sentirse satisfechas, se les llama alocéntricas. El deseable vivir entre personas que destilan alocentrismo, pero un alocentrismo sano, no autodestructivo o incluso destructivo de los demás.

Para que vivamos con un sano alocentrismo se requiere aprender a vivir con un sano egocentrismo, que podríamos denominar nosicentrismo:

  • El sano egocentrismo es esa fuerza del cuerpo y de la mente que le permite a una persona concentrarse y ocuparse de sí misma para estar en disposición de realizarse.
  • El sano alocentrismo es la fuerza de apertura de sí mismo que le permite a la persona concentrarse y ocuparse de los demás, sin dejar de ser sí mismo.

Pensemos en el protocolo de actuación de un avión en caso de despresurización de la cabina… Primero me tengo que poner yo la mascarilla, y luego ayudo a mi acompañante. Este sería un sano egocentrismo para un sano alocentrismo. Un mal entendido «pensar en los demás» sería malo para todos.

 

  • El sano nosicentrismo, no es sólo éste pensar en uno mismo para estar en disposición de ayudar, sino que ayudando me hago más yo mismo. Dentro de una cultura nosicéntrisca, la empatía se despliega y el conflicto se desintegra. Y hablo de un «sano» nosicentrismo porque puede enfermar y convertirse en un nosicentrismo interesado, que en el fondo deja de ser nosicentrismo para ser en realidad, egocentrismo o alocentrismo encubiertos.

  • EGOCÉNTRICA: Persona que busca su felicidad de cuerpo y mente con tendencia a nutrirse de los demás.
  • NOSICÉNTRICA:  Persona que habita la felicidad con todo su ser (cuerpo, mente y apertura) en servicio al tú con tendencia a la reciprocidad.
  • ALOCÉNTRICA . Persona que tiende a dejarse nutrir por los demás para que estén felices a consta de la propia autodestrucción.

Estudiantes que aprenden a educar dándose

Mucho se habla de reformas en la educación y disponemos de futuros docentes deseosos de dar lo mejor de sí. Quizá, la clave esté en darles oportunidades para que se den y dándose, aprendan a educar. Cuando se habla de formar a educadores, acciones de aprendizaje servicio tendrían que ser tan habituales como las clases teóricas, pues a educar se aprende educando y además, uno es capaz de profundizar más y mejor en la teoría de la educación cuando cuenta en su haber con experiencias de educador.

Teorías pedagógicas en conserva

El supermercado de la educación te ofrece una amplia gama de productos. Para un consumo responsable debes fijarte en la etiqueta: Psicología Positiva, Constructivismo, Conectivismo, Neurodidáctica, Inteligencias Múltiples, Inteligencia Emocional, Educación Personalizada, Educación Integral, Educación en Valores, Nativos Digitales…

“Y ahora comprando Educación por competencias te llevas un bote de bilingüismo gratis y una tablet para tus hijos”

Con esta broma no digo que todas estas ideas, teorías e ingredientes sean negativos, lo que sugiero es que sean naturales y frescos. Al congelar o envasar, se pierden muchas de las propiedades educativas, incluso llegan a caducar e intoxican el ambiente educativo si se aplican. La educación abierta es artesanal, no puede ser industrial.

La “educación transgénica” puede resultar productiva pero nociva para la interioridad humana. Sugiero a los padres que no consuman experimentos pedagógicos que no estén avalados por experiencias de éxito, por muy desesperados que estén.

Tapones para quedar enfrascados herméticamente

Tapones hay muchos pero aquí resaltaremos algunos que nos resultan significativos.

El tapo “más o menos”.

El masomenista es una especie de relajación educativa al sentirse por encima de la media:

  • “Les llevamos a un buen colegio, frecuentan buenos ambientes y en valores estamos por encima de la media”
  • “Entre que no es nada fácil y que los demás van en otra dirección, bastante hacemos con ir tirando”
  • “Lo que pasas es que…
    • “contra internet no se puede”
    • “los amigos pueden más que los padres”
    • “no se puede ir en contra del ambiente”

El tapón “sí pero no”.

Lo usan padres que desean para sus hijos esa felicidad plena a la que dispone la educación abierta pero a la vez, quieren evitarles la entrega personal a la que invita esta educación. Enseñan a sus hijos a “nadar y cuidar la ropa”.

El tapón “ya lo he intentado todo”.

Puede ponerlo uno sólo o ambos padres. Si lo pone uno sólo suele ocurrir que el otro ponga el tapón de la indiferencia.

Se sienten solos en la misión y ven que no se les hace caso: “Me tienen como una esclava”, “Estoy todo el día detrás de ellos, empezando por el padre”, “El día que falte, a ver cómo te las apañas”.

Son padres que desearían ofrecer una educación abierta pero han aprendido que no pueden más. Culpan a otros o se sienten culpables y no ven solución. Seligman (2002) lo llama impotencia aprendida y comprueba que estas personas son más susceptibles a la depresión.

El tapón “ya tendrá tiempo”

Claro que desean una educación profunda para sus hijos pero ponen el tapón porque “primero que saquen bien sus estudios y aprenda idiomas, ya tendrá tiempo de ayudar a los demás”.

Congelados de educación abierta.

La practican “padres de manual” que si los dejas a la intemperie se derriten. Se saben la teoría y sin darse cuenta, se ponen de ejemplo en sus propuestas. Tienden a valorar y etiquetar a otros en función de cómo lo hacen ellos.

  • “Esos no son como nosotros»
  • “Lo que tienes que hacer es…”
  • “Pues a mí me obedecen”
  • “Las madres de ahora ya no saben hacer nada”

Si realmente practicaran la educación abierta no se sentirían en posesión de la verdad sino a su servicio; estarían más bien, poseídos por la verdad.

La solución al «acoso escolar» es la «efusión escolar»

El bullying es el efecto de una forma de convivir que tiene su causa en fundamentar la vida social en un falso nosotros. Este libro no se dirige al efecto (el bullying), sino a la causa (el falso nosotros). Así, el objetivo es facilitar una educación para vivir la propia aventura de la vida dentro de un “nosotros maduro” y desde esto, el bullying tenderá a 0, en volumen e intensidad.

El falso nosotros lo forman individuos que encuentran su grandeza llenándose de lo de fuera. Cuando un grupo-clase está compuesto por estudiantes que hacen crecer su interioridad nutriéndose de lo de fuera, el bullying es una de las consecuencias naturales, porque la supervivencia de cada individuo y cada subgrupo depende del canibalismo psicológico.

El “nosotros maduro” lo forman personas que encuentran su grandeza desplegándose hacia fuera, sin devorar y sin dejarse devorar. No es un salir hacia fuera como lo hace un cazador o un vendedor, es un salir para servir. Nos hacemos grandes haciendo grandes a los demás, y nos enriquecemos interiormente enriqueciendo el entorno.

Si bien planteo estrategias para que padres y educadores afronten con efectividad el acoso escolar, no es una guía en contra del acoso escolar, sino a favor de la efusión escolar.

Si “el acoso escolar (bullying) es una conducta repetida en el tiempo desarrollada por una persona o grupo de personas, que daña intencionadamente a otra persona o grupo de personas, sea física o emocionalmente” (DfE: Departamento Inglés de Educación), la efusión escolar es una conducta repetida en el tiempo desarrollada por una persona o grupo de personas, que beneficia intencionadamente a otra persona o grupo de personas, sea física, psíquica o espiritualmente.

Espacio Libre de Bullying: un libro para educar en positivo

Este libro se centra en cómo afrontar el bullying, pero no como un fin, sino como un medio, como un punto de partida para educar a lo grande. La misión es evitar que surja bullying, o neutralizarlo si ya está activo. Pero la visión no es adiestrar para moderar los deseos y velar por un entorno agradable, sino educar para desear a lo grande y poder ser felices en cualquier entorno.

Los programas anti-bullying se focalizan en el establecimiento de mecanismos que garanticen entornos de seguridad y respeto, pero eso no es suficiente. Si no se educa la fuerza interior es fácil que brote en forma de violencia. Si con el bullying decimos al alguien: “es repugnante tu presencia”, con la efusión afirmamos: “es maravilloso que existas”.
Ser efusivo significa alegrarse con la felicidad del otro. Así, la efusión escolar es la tendencia del estudiante a alegrarse en el desarrollo, en el éxito y en la felicidad del otro. Cosas tan corrientes como Dar las gracias. Pedir las cosas por favor. Dejarse ayudar. Hablar con todos. Hacer cosas juntos. Prestar de lo propio. Devolver lo prestado. Sonreír a todos. Decirse las cosas a la cara y con respeto. Ayudarse, pero no dejar que unos compañeros de aprovechen del trabajo de otros. Defenderse mutuamente. Felicitarse mutuamente. Acompañar en los fracasos. Hacer comentarios positivos. Saber callar. Cumplir encargos en servicio del grupo. Tener encargos de voluntariado dentro del centro para ayudar a personas con ciertas necesidades de apoyo… En definitiva, la lista puede ser todo lo larga que se quiera, lo importante es que sean manifestaciones observables y medibles para crecer paso a paso.