Educar en el nosicentrismo

Si se les llama egocéntricas a las personas que buscan su propia satisfacción de cuerpo y mente, sin importarles la satisfacción de los demás, a las personas que necesitan satisfacer a los demás para intentar sentirse satisfechas, se les llama alocéntricas. El deseable vivir entre personas que destilan alocentrismo, pero un alocentrismo sano, no autodestructivo o incluso destructivo de los demás.

Para que vivamos con un sano alocentrismo se requiere aprender a vivir con un sano egocentrismo, que podríamos denominar nosicentrismo:

  • El sano egocentrismo es esa fuerza del cuerpo y de la mente que le permite a una persona concentrarse y ocuparse de sí misma para estar en disposición de realizarse.
  • El sano alocentrismo es la fuerza de apertura de sí mismo que le permite a la persona concentrarse y ocuparse de los demás, sin dejar de ser sí mismo.

Pensemos en el protocolo de actuación de un avión en caso de despresurización de la cabina… Primero me tengo que poner yo la mascarilla, y luego ayudo a mi acompañante. Este sería un sano egocentrismo para un sano alocentrismo. Un mal entendido «pensar en los demás» sería malo para todos.

 

  • El sano nosicentrismo, no es sólo éste pensar en uno mismo para estar en disposición de ayudar, sino que ayudando me hago más yo mismo. Dentro de una cultura nosicéntrisca, la empatía se despliega y el conflicto se desintegra. Y hablo de un «sano» nosicentrismo porque puede enfermar y convertirse en un nosicentrismo interesado, que en el fondo deja de ser nosicentrismo para ser en realidad, egocentrismo o alocentrismo encubiertos.

  • EGOCÉNTRICA: Persona que busca su felicidad de cuerpo y mente con tendencia a nutrirse de los demás.
  • NOSICÉNTRICA:  Persona que habita la felicidad con todo su ser (cuerpo, mente y apertura) en servicio al tú con tendencia a la reciprocidad.
  • ALOCÉNTRICA . Persona que tiende a dejarse nutrir por los demás para que estén felices a consta de la propia autodestrucción.

CAMBIO CLIMÁTICO EN LA FAMILIA: EL RETO DE LA FAMILIA SOSTENIBLE

Tras leer el popular libro de Al Gore, “Una verdad incómoda, sobre la crisis planetaria generada por el cambio climático, se puede llegar a la conclusión de que existe un paralelismo directamente proporcional con otra de las grandes verdades incómodas: La crisis social generada por el cambio climático en la familia.

Comenta Al Gore: “La verdad sobre la crisis climática es una verdad incómoda que implica que tendremos que cambiar el modo en que vivimos nuestras vidas”.

Si aplicamos los argumentos de científicos, ideólogos y políticos al planeta familiar, se puede establecer una línea de reflexión interesante para afrontar los retos de la familia sostenible.

Continuar leyendo «CAMBIO CLIMÁTICO EN LA FAMILIA: EL RETO DE LA FAMILIA SOSTENIBLE»

“Me visto en casa de una amiga porque mi padre dice que es inmoral la ropa de fiesta que uso”

 

Al proponer la reflexión a los hijos adolescentes sobre la inconveniencia de ciertas modas en el vestir, me parece que no debe ser planteado como un «problema moral», sino más bien como una «cuestión existencial»…

Pues, ¿qué sería lo moralmente aceptable; lo que tapa el ombligo, lo que no se ajusta a ciertas partes? No me parece que esto sea cuestión de centímetros de tela o más o menos apreturas, sino me parece más interesante preguntar, «¿qué buscas con esa forma de vestir? ¿Es un deseo  o una «necesidad»? ¿Qué es lo que te mueve?  ¿Cuál es tu intención?»

El vestir es algo propio de la especie humana y va más allá de la protección. Con nuestra forma de vestir tratamos de dejar ver, y de no dejar ver.  Expresamos la interioridad, nuestra humanidad irrepetible y salvaguardamos la intimidad.

Por un lado comunicamos, y por otra protegemos nuestro interior. Por un lado desvelamos quiénes somos y a la vez, dejamos velado lo íntimo, reservado a los íntimos.

Hay ropas que resaltan el cuerpo, otras que muestran, que además de cuerpo hay mente, y otras, que además de cuerpo y mente, se tiene apertura (espíritu). El adolescente deberá pensar qué ropa expresa su identidad: la que sólo muestra un cuerpo, la que muestra cuerpo y mente, o la que muestra cuerpo, mente y apertura. Es decir, una ropa que genere emociones positivas, una ropa que muestre emociones positivas y control, o una vestimenta que haga vivir con emociones positivas, autoposesión y capacidad de darse por entero.

  • Las prendas que sólo generan emociones positivas dejan entrar a los piratas hasta la cocina para comerse lo que encuentren, como caníbales afectivos. Por eso es lógico que las madres y padres se preocupen.
  • Las ropas que suscitan emociones positivas y control, no dejan pasar a los piratas pero pasan los turistas y consumidores que visitan, intercambian y se van.
  • El vestir que suscita emociones positivas, muestra autoposesión y se abre a la donación, está dispuesto para defenderse de los ataques piratas. A los turistas y compradores los atiende en la zona exterior, y sólo deja pasar al santuario de la intimidad a los habitantes de verdad; dignos de habitar el corazón, cultivarlo cuidarlo y edificarse juntos.

Conviene invitar a pensar a los hijos adolescentes y tal vez lleguen a alguna buena conclusión, aunque el torbellino hormonal les haga olvidar aquello que pensaron en un momento de serena conversación.

Sólo si piensan estarán en disposición de aprender a administrar su libertad.  con imposiciones, sin diálogo, al final llega el engaño y la doble vida. Libertad no es ir contra lo que dicen los padres y hacer «lo que hace todos», sino la capacidad de «elegir lo mejor», que viene a ser el sentido etimológico de la palabra «elegancia». Invita a tus hijos a ser adolescentes con personalidad y sobre todo habla con ellos con frecuencia. Te resultará más sencillo si empiezas a hablar con ellos, de sus cosas, cuando son pequeños.

Gustave Thibon llegó a decir que “los esclavos de la moda son los desertores de la eternidad”, y es que la interior libertad se manifiesta incluso en la forma de vestir.

Mi camino profesional hasta el aprendizaje habitativo

No es suficiente saber como aprende el cerebro; debemos preguntarnos como aprende el yo con el tú formando un nosotros de libertad y amor infinito

A lo largo de mi vida profesional he invertido muchos esfuerzos en lograr que los estudiantes con dificultades cambien su forma de estudiar «para que lleguen al éxito». Casi todos cambian un poco. Otros se limitan simplemente, a realizar los requerimientos que les solicito algo mejor durante un breve periodo de tiempo. Después, vuelven de nuevo a sus antiguos hábitos.

Por lo general, los alumnos dejan patente su bondad y respeto al tratar de estudiar como les digo, quizás tratan de devolverme el aprecio y quieren verme satisfecho pero no resulta un gran consuelo, puesto que, lejos de mí, aflojan y estudian como más les apetece (como más cómodo les resulta). La conclusión a la que he llegado es que no puedo hacerles cambiar si no cambio yo primero, o al menos a la vez que cambian ellos.

En mi trayectoria he ido incorporando metodologías, estrategias… He ido desechando técnicas innecesarias y aburridas. He procurado hacer propuestas flexibles que apostaran por la personalización y el uso inteligente de las técnicas y las tecnologías. He trabajado la modificación de conducta, he desarrollado sistemas para mejorar los procedimientos cognitivos, y de forma audaz, incorporé a mi repertorio psicopedagógico el entrenamiento neuropsicológico para una mejor estimulación… Todo muy enriquecedor pero veía que faltaba algo…

Entonces, caí en la cuenta de que sólo con mis recursos no llegaría al éxito en todos los casos, y puse todos los medios a mi alcance para lograr que los estudiantes gozaran de unas circunstancias adecuadas y estimulantes, y diseñe ecosistemas educativos de lo más apasionantes.

También pude comprobar que el estudiante no funciona como un individuo aislado; había que garantizarle unos vínculos afectivos, principalmente de su familia,  donde encontrar el sentido a su esfuerzo, la seguridad, la confianza y motivación necesarias.

Muchos eran los progresos pero a un precio muy alto: desgaste emocional, tensión ante la tardanza de resultados, estrés por la amplitud de ocupaciones, incertidumbre, hipercontrol para gozar de más seguridad de éxito… Y luego, la frustración de aquellos que no llegaban a los mínimos, el atolondramiento de ciertos docentes e incluso padres, que vivían al margen de estos objetivos, y el inconformismo de otros padres que no se hacían cargo de la realidad: presión, ¡presión¡, ¡¡presión!!.

Estaba claro que algo estaba fallando y comprendía que hubiese profesores que prefiriesen mirar para otro lado: “si los padres no se implican, yo no puedo hacer nada”; “lo siento, no puedo enseñar al que no quiere aprender”, «si el colegio no nos apoya», «si la ley es tan poco adecuada»…

Después de un tiempo comprendí otra lección: “para cambiar una realidad primero hay que aceptarla como es”. Las cosas son como son y no podemos empujar el río para que vaya más deprisa, hay que dejarlo fluir.

De entrada, encontré un punto esencial para seguir progresando en mi camino de enseñar a estudiar: la serenidad. Al esforzándome por alcanzar este estado en medio de mi actividad cotidiana, volví a gozar de mi profesión. Así empecé a transmitr algo que ayudaba mucho más a mis alumnos que toda la presión metodológica que antes ejercía… Y no es que les exigiera menos, sencillamente, los alumnos comenzaban a estudiar más y mejor.

Sin duda creía en los estudiantes, pero no tanto en lo que eran como en lo que podían llegar a ser si seguían mi orientación… En el fondo, en lo que creía era en mi capacidad para hacerles cambiar, y no tanto en su propia capacidad para desplegar lo que ya eran.

Pienso que los educadores transmitimos con frecuencia esta falta de confianza. Decimos que apreciamos al estudiante pero ciertamente no le valoramos en lo que es, sino en lo que nosotros queremos que sea y en lo que yo quiero ser respecto a él.

Al ir experimentando todo esto, observé con nitidez una de las carencias del sistema pedagógico que venía desarrollando… Aunque siempre he tratado de ser personalista, a la hora de aplicar estrategias didácticas, me estaba limitando a enseñar a estudiar con la mente y no con la totalidad de la persona, que es singularidad y relacionalidad, a la vez; interioridad y exterioridad. Un yo que habita en un nosotros. En definitiva, estaba reduciendo su interioridad a la mente. Eso hacía parecer que dejaba en evidencia las limitaciones del estudiante sin embargo, lo que realmente mostraba eran las carencias de mi sistema.

A lo largo de los años, se sigue avanzando en neurodidáctica,  en técnología para educar, en metodologías innovadoras… Todo fantástico. Pero todavía nos queda dar un paso más allá. El niño aprende con todo su ser: con su cuerpo, con su mente y con su apertura, no sólo con la mente y su cuerpo, sino con todo lo que habita y le habita.

Si ya eran muchas variables las que había que controlar, ahora lo que planteo es inabarcable. Efectivamente, este fue otro de mis aprendizajes. En la educación no se puede controlar todo, más aun, sólo se pueden controlar algunos detalles. Hay que hacer lo que esté de nuestra mano y saber abandonarse, confiar. Como hacemos con nuestro corazón o con todo nuestro crecimiento celular. Algo podemos influir pero sólo queda confiar en que seguiremos creciendo aunque no lo decidamos, e incluso, aunque no queramos.

Como vemos, existen unas fuerzas educativas que están más allá del educador y del educando, y que sólo podemos aceptar o rechazar, dejarse hacer o no dejarse hacer por ellas… Si las aceptamos con libertad, «porque quiero», entramos en sinergia y la educación no es sólo activa, sino sobre todo habitativa. El que aprende hace, pero también se deja hacer, y deja a ser todo aquello que habita para contemplarlo en toda su belleza.

Esto no es ser pasivo, lo pasivo es seguir en manos de la inercia, de la moda, de la imitación aunque eso que se imite se le llame educación activa, paradójico…

Pienso que el arte de aprender, no está tanto en conocer cuanto más mejor, saber hacer “cuantas más cosas, mejor”, ni incluso, llegar a ser cuanto más mejor… Sencillamente, cada cual debe saber, saber hacer y saber ser, lo que tiene que saber, saber hacer y saber ser para que la aventura de su vida sea buena, esto es ser un bienaventurado: felicidad apasionante lleva de sentido.

 

El ejemplo de los padres, bueno o malo, siempre tiene un impacto educativo significativo

Lo que valoran los hijos no es la perfección de la relación, sino el esfuerzo que hace papá y mamá por quererse mutuamente a pesar de los pesares.

Los hijos cuando son pequeños tienen una predisposición natural para admirar las cualidades de sus padres, pero ante sus defectos es muy raro que adopten una postura de aceptación: los niegan, los disculpan, se revelan, se resignan pero nunca los aceptan. 

Continuar leyendo «El ejemplo de los padres, bueno o malo, siempre tiene un impacto educativo significativo»

No quites los obstáculos a tu hijo; enséñale a superarlos

Mira los obstáculos como aliados; no se los quites a tus hijos, enséñales a superarlos.

Muchos padres sucumben a la desesperación y fracasan sin comprender que poseen ya todas las herramientas necesarias para ayudar a sus hijos acompañándoles sin intervencionismo para que sean ellos, los hijos, quienes resuelvan sus propios problemas, por ellos mismos.

Muchos otros padres hacen frente a los obstáculos que se presentan en el camino de sus hijos quitándoselos por temor y dudas. A los obstáculos los consideran enemigos, cuando en realidad estos desafíos son amigos y auxiliares de su crecimiento personal. Los obstáculos son necesarios para el éxito, porque en el estudio, como en tantas facetas de la vida, se alcanza la victoria solamente después de muchas luchas e incontables derrotas. Y sin embargo, cada lucha, cada derrota, acrecienta la destreza y la fuerza, el valor y la resistencia, la habilidad y la confianza, de manera que cada obstáculo es un compañero de camino que te obliga a ser mejor… o a abandonar la empresa.

Si los padres eliminan los obstáculos o los evitan, pueden generar obstáculos mayores en el futuro de sus hijos. Si un pino lo riegas constantemente no necesita desarrollar sus raíces porque tiene el alimento al alcance. Si la tierra no está empapada el árbol se ve obligado a profundizar: le cuesta más esfuerzo pero se hace robusto, y si viene un temporal es capaz de soportarlo con aplomo.

Sin embargo, el pino al que se había hiperatendido, espléndido y frondoso por fuera, cae en tierra porque no tiene raíces suficientes para aguantar los envites del viento. Gracias a la sequedad del suelo y a la dureza de la tierra, el pino se hace fuerte y consistente.

Universidad: todos podemos habitar la sabiduría

Pienso que el “profesor universitario” no puede conformarse con aportar a sus estudiantes unos microconocimientos, porque pasaría a ser un “profesor micrositario”.

La universidad forma para la empleabilidad pero no se limita a desarrollar competencias estandarizadas y concretas para afrontar situaciones laborales particulares. Por supuesto que deben desarrollar las competencias laborales con la máxima concreción práctica, pero a la vez debemos aportar competencias con valores y emociones positivas, no sólo para unos supuestos, sino para desplegar su propio proyecto de vida en toda su plenitud, afrontando con iniciativa y creatividad todas las situaciones que se le vayan planteando en sus vidas laboral, social y personal.

Continuar leyendo «Universidad: todos podemos habitar la sabiduría»